Batman asciende y desciende

Vista la película, descargo aquí todas mis pseudo frustraciones con el cierre de la trilogía de Nolan. Le garantizo no contarle la trama, no trolear la ensalzada imagen de Nolan (más bien, reconocerle todos sus méritos cinematográficos) y enfocarme en mis arrebatos de geek. 100% Spoiler Free.

Déjeme comenzar por decir que soy un gran aficionado a los cómics y que a pesar de que le suene predecible y poco original, Batman es en mi opinión el más grande de todos esos seres que habitan el universo de los cómics. Ese reconocimiento viene ligado también a que en buena medida, los enemigos o némesis de Batman siempre surgieron a lo largo de su historia para explotar sus debilidades. Tenga en cuenta entonces que las impresiones aquí recogidas sobre The Dark Knight Rises, provienen de alguien que vio la película con los ojos de un fanboy promedio.

Conforme a todo nuestro amor por el personaje, la expectativa, el ruido en redes y la maquinaria de mercadeo que acompañaba el estreno de esta película, hicimos el esfuerzo de verla en sillas preferenciales en los teatros de Cine Colombia del Andino. Sin duda alguna, el cine más caro de todo el universo. Punto para Cine Colombia y para la TV nacional ya que por las próximas semanas, no hay más presupuesto para el ocio. Que bonito es ver una sala de cine llena…

LOS ORÍGENES DEL CABALLERO ASCIENDE

Cover of "Batman: The Dark Knight Returns...

Cover of Batman: The Dark Knight Returns

Cuenta la leyenda que inicialmente Christopher Nolan era reacio a realizar una tercera película para la saga hasta que finalmente decidió llevar a cabo el proyecto ya que, encontró en el guión propuesto una manera efectiva y satisfactoria de cerrar la trilogía. Eso dice la leyenda. Pero la realidad se parece más a un gran cheque en blanco firmado por los estudios de la Warner Bros. Los elementos narrativos en esta tercera entrada están inspirados-más bien, vagamente ambientados- en series publicadas por DC Comics a partir de 1986. En The Dark Knight Returns, sin duda una de las series más importantes y épicas sobre Batman, nos encontramos con un Bruce Wayne que decide salir de su papel de pensionado para proteger una vez más a una desagradecida y olvidadiza Ciudad Gótica. Para muchos lectores, este arco narrativo escrito por el genial Frank Miller, representa la resurrección de la serie que venía de capa caída. El villano de turno en la película de Nolan es Bane, un ex convicto que creció y alcanzó la adultez en prisión. La historia de Bane se puede leer en Knightfall, publicado en 1993. Un tercer elemento narrativo usado en el guión proviene de lo acontecido en Azrael y No man´s land (1999).

¿Y LA PELÍCULA?

DC Comics y los estudios Warner Bros. no se equivocaron cuando contrataron a Christopher Nolan para la primera entrega (Batman Begins). No porque fuera el próximo director de cine en estar de moda, sino porque su oscuro estilo minimalista, su cámara innovadora y su esmero en desarrollar la compleja psicología de sus personajes, era precisamente lo que se necesitaba para resucitar la serie después de las desastrosas películas de Joel Schumacher. A esto se le debe sumar, que Nolan ya venía con un guión debajo del brazo. Lamentablemente, en la película que cierra este ciclo, Nolan resulta víctima de su propio invento. Es el ego cinematográfico del director el que deja en evidencia serios problemas de ritmo que se debaten por buena parte de película entre la presentación de los desafíos psicológicos de sus personajes, un dramatismo que no termina de cuajar y eso sí, secuencias de acción fastuosas que convencen hasta al más escéptico.

La primera mitad de la película resulta sumamente intrigante, hasta cierto punto innovadora y engancha desde el principio. La secuencia con la que arranca es un deja vú que nos remite automáticamente a la secuencia en Hong Kong en The Dark Knight cuando Batman “secuestra” a Lau para llevarlo de regreso a Gótica. Todo lo que sucede a través de la lente de Nolan en términos de acción, es absolutamente impresionante y nos roba el aliento. Queda claro que estamos ante un abrebocas que nos permite ilusionarnos. Pero luego, como arte de magia (o arte de Nolan), nos vemos enfrentado con una serie de sucesos que si bien buscan explorar y desarrollar el papel y carácter de cada uno de los personajes que se nos presentan, dejan más preguntas que respuestas. En esta esquina, tenemos a un multimillonario excéntrico (Bruce) que se parece más al esquizoide Howard Hughes. En la otra esquina, tenemos a un villano (Bane) con ínfulas comunistas que por razones no muy claras, está organizando un ejercito de malandrines mediante el cual pretende devolver el control de ciudad Gótica al “pueblo”. En medio de estos desarrollos, empiezan a aparecer otros personajes, unos ya conocidos de las anteriores películas y otros nuevos que poco a poco, pretenden aportar claves en todo ese universo complejo como lo es el de la saga de Batman.

El elenco debe resultar conocido para todo aquel que esté familiarizado con las películas de Christopher Nolan. Básicamente, es como ver El Origen y El Gran Truco pero con el elenco usando antifaces. Esto por supuesto, en sí no es nada malo. Es un elenco sólido y compenetrado. Sin embargo, los únicos actores que brillan son Michael Caine, Gary Oldman, Christian Bale -no tiene que hacer mucho, es Batman de por Dios- y sorprendentemente, Anne Hathaway como Gatúbela. Tengo serios problema de aceptación con Tom Hardy y Marion Cotillard. En el caso de Hardy, no porque sea mal actor sino porque este Bane está lejos del original. Durante gran parte de la película, Bane es imponente  y dantesco en la medida que el físico de Hardy lo permite. Hay destellos de la inteligencia que acompaña al Bane de los cómics, pero no es lo suficientemente carismático como para poner nuestras esperanzas en él. Y entonces, en algún momento de la película, simplemente el personaje se extingue sin más. Este villano no le hace cosquillas al Guasón de Heath Ledger ni con una pluma en la planta de los pies. El Guasón que inmortalizó Ledger es malvado porque simplemente quiere que el mundo arda. No necesita más justificación. Pero este Bane pretende meternos los dedos en la boca con un discurso que haría sonrojar a cualquier caudillo de medio pelo. Un desacierto total. El peor desperdicio a nivel de actuaciones lamentablemente, corre por cuenta de la Cotillard. Semejante actriz para un papel tan tibio, insulzo y poco definido. Una verdadera lástima. No es su culpa. El papel que le escribieron no le hace justicia a la Talia al Ghul original. Esta es Talía pero la de las novelas mexicanas. Tal vez  Nolan convenza al público que puede haber algo entre Bane y Talia al Ghul. Pero no a mi. No señores. Yo grito: ¡ANATEMA!

Finalmente tenemos a Joseph Gordon Lewitt que hace el papel de un policía que va por el nombre de John Blake. Blake aparentemente cuenta con poderes síquicos. Vaticina “problemas” en ciudad Gótica e, “intuye” que Bruce Wayne es el Hombre Murciélago. Al final de la película según parece, le endosan el futuro de la franquicia a su personaje.

Se entiende que el director en pos de llevar a feliz término su trilogía, haya echado mano de distintos personajes distintivos que han acompañado a Batman a lo largo de cientos de cómics. Pero en varios momentos claves de la película, da la impresión que la interacción entre los personajes se da por pura inercia y algo semejante a “el show debe continuar”. Como TODAS las películas de Nolan, este Batman está cargado de incoherencias narrativas o lo que los gringos llaman ‘Plot holes’. Pero si usted pretende disfrutar la función como simple espectador que busca entretenimiento, estas incoherencias no lo van a afectar. No todo es malo. Le reconozco al director su esmero por presentar un Batman de carne y hueso y creo que en eso, la película es un logro. Al fin al cabo, Batman no es un superhéroe con súper poderes. Es simplemente, un excéntrico multimillonario con ínfulas de detective que un día asumió su rol impulsado por el afán de vencer el miedo. Casi al final de la película, hay una muy bonita referencia a este aspecto.

Hágase el favor y vaya a cine a ver esta película. No espere a que esté disponible en Cuevana. Cuevana nunca sirve y menos para reproducir esta entretención. Eso si, procure no ir a Cine Colombia del Andino. Yo me iré a repasar mis cómics del hombre murciélago.

8 pensamientos en “Batman asciende y desciende

  1. Batman y su universo en DC Comics, al igual que el de Marvel, son un eterno presente, un lugar a donde como espectadores siempre podremos ir pero que nunca debería sufrir las consecuencias del paso del tiempo. Esos 8 años transcurridos en la trama debilitan a ese mundo de nuestra fantasia y al final arrastran al héroe a una fragílidad donde como él mismo dice, cualquiera puede ser héroe. Con toda razón éste Batman carece de fuerza física, de su astucia e inteligencia características y sobre todo, de su personalidad oscura. 😦

    • Me gusta esa expresión del eterno presente del universo de los cómics. Si bien en los cómics hay espacios para arcos narrativos que replantean ciertos finales, uno aspira que la esencia de los personajes se mantenga. ¡Saludos y gracias por leer!

  2. Soy un lector habitual de las historietas de batman, me puedo jactar de tener en mi coleccion 60 libros tapa dura de 194 hojas por tomo por poner un ejemplo. Fui a ver la pelicula con la esperanza de que al menos mantengan los personajes dentro de ciertos parametros, y la verdad es que me lleve una desilucion muy grande cuando vi como destruian cada uno de ellos uno por uno. El desenlace esta completamente alterado, el personaje de thalia es nefasto y como mezclan la historia de dos de los 3 robin que existen en las historietas en un solo personaje mee dio ganas de llorar, sin quitar el hecho de que batman siempre elije a sus robin. Ademas el personaje de bane no tiene nada que ver con el de la historieta y en ningun momento muestran el veneno que utiliza. Por otro lado gatubela no es una asesina, nunca la fue, y aca se la muestra como una asesina en pos de sus necesidades. Por otro lado la caida de batman es completamente distinta a esta y queda paralitico durante un tiempo , sin quitar el hecho de que no se recupera en santa prisca de ninguna manera La verdad es que me parecio pesima , de principio a fin, manipulada de todos los puntos de vista posibles. Podria seguir horas con los mismo, pero creo que el punto quedo claro. Saludos

    • ¡Gracias por leer y comentar la entrada Horacio! Creo que coincidimos en nuestro descontento por el tratamiento de ciertos personajes, sobre todo en lo que respecta a Bane. A mi también me produjo bastante desconcierto el hecho de que no sabemos nunca nada del Venom al cual era adicto Bane. Hubiese sido un elemento entretenido si en la película hubieran ahondado un poco sobre cómo fue que Bane logró dejar de lado el Venom. Creo que eso le hubiera imprimido un lado más humano y hubiese resaltado su inteligencia. La prisión de Nolan también genera confusión: Santa Prisca no es, pero sí es una prisión. Es un “pozo” pero tampoco es el Lazarus Pit. 😦

      ¡Saludos!

  3. Hombre, alejandronomas, mas vale tarde…aquí va mi tiro: Sí, me gusta Batman (el corrector de palabras me sugiere “BARMAN”…ya va siendo hora de un súper héroe etílico no?), desde chiquito y aunque lo admiro, me intriga y hasta me apasiona, la verdad jamás lo he “estudiado”, no puedo decir que soy un fundamentalista batminsoniano, pero tengo otros “ismos” lo que me hace comprender de alguna manera el apasionamiento de muchos. Toda la cháchara para comentar que he aprendido a gozarme al murciélago por separado, sin contrastes, sin paralelos, como obras finitas y, tal vez, hasta sin continuidad. Leo una historieta en blanco -o en negro-, veo la serie colorida de tv o una peli de Schumacher, Burton o Nolan y ya, con desparpajo e ilusión. Obvio, me gustan más unas que otras, pero he llegado a creer que es por los lenguajes y estilos narrativos en sí mismos y no por el contraste entre ellos; tarea ingrata por demás esa de querer equiparar o simular un lenguaje con otro. Desde el Batman cinematográfico de por allá de finales de los 80´s hasta el de hoy, sigo apretando la mano de mi acompañante cuando el hombre-alado sale en escena. Saludos Alejo!

  4. Pingback: Crónica del Comic Con New York 2012 | El Retroblog

Retroalimentación

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s