Breve apología a los videojuegos

La primera de una serie de alharacas sobre los videojuegos, su impacto sobre la economía global, la sociedad y la cultura. Entérese aquí sobre lo que éstos pueden hacer sobre su persona y su manera de entender el mundo.

Mientras usted arranca a leer esta entrada -que espero termine de leer antes de salir corriendo- hay alrededor del mundo aproximadamente 65 millones de personas conectadas a una sesión en línea jugando algún tipo de videojuego. Otro tanto -alrededor de 75 millones- estarán offline, jugando en su PC, consola de videojuegos o dispositivo móvil. Todas esas personas, en un lapso de 15 segundos. Si se considera que la población total del mundo se estima en siete mil millones, dichas cifras tal vez no parezcan demasiado importantes. Veamos entonces, más cifras:

En los Estados Unidos, el mercado más grande de videojuegos, la cantidad de ‘gamers’ activos alcanza la respetable cifra de 185 millones. Lo que equivale a decir que el 69% de los hogares consume alguna forma o modalidad de videojuego. En el Japón alrededor de 45 millones de personas tienen algún tipo de consola o videojuego. En el Medio Oriente hay 4 millones de gamers, en Rusia 10 millones, en la India 105 millones, 17 millones en Corea del Sur, 10 millones en Méjico y 15 millones en Australia. Los vietnamitas también gustan de los videojuegos: súmele otros 10 millones. ¿Qué hay de los chinos? Por montones: 200 millones. Con crisis económica y todo, los europeos también encuentran tiempo para jugar: 100 millones. Y en Latinoamérica, cuando no estamos derrocando algún gobierno, expatriando recursos, o viendo algún reality show, podemos sumar 13 millones de video jugadores. Todas estas personas jugando a la vez en sus computadores, sus redes sociales, sus proveedores de Cloud Gaming, consolas de videojuegos y dispositivos móviles; hacen que la industria del entretenimiento digital y de videojuegos alcance este año, la suma de 68 mil millones de dólares en utilidades. Una cifra absolutamente escandalosa para una industria que en 1983 firmaba su acta de defunción. Con un mercado tan lucrativo y el vasto potencial de aplicación en otras áreas aún por explorar, es apenas natural que los tradicionales juegos de mesa tipo Monópoly, Scrabble, etc., ya hayan hecho su transición al formato digital.

Hoy en día, los videojuegos ya se han vuelto sinónimo de entretenimiento digital e interacción social y en su peor expresión, pasatiempos demonizados por los más retrógados como invento que invita al ocio, pérdida de tiempo en perjuicio del intelecto y, al aislamiento social. Circulan varios estudios y abundante literatura de diversa procedencia que habla sobre los efectos nocivos que los videojuegos entrañan sobre las mentes de quienes los consumen. Incitan a la violencia, la pérdida de identidad y la desconexión con el mundo real. Parafraseando algunas de éstas perspectivas: Estamos ante una crisis ÉPICA®©™ sin precedentes…

He aquí, una verdad fundamental que debemos considerar: Los videojuegos pueden cambiar o alterar el funcionamiento del cerebro del ser humano, modificar su comportamiento, reordenar su configuración del mundo exterior, ampliar o delimitar su baraja de opciones a la hora de tomar decisiones pero, como cada vez resulta más evidente por los ‘otros’ estudios llevados a cabo y que cada vez cobran más relevancia; estos cambios en buena medida, resultan en efectos positivos para la inmensa mayoría de seres sapientes. Este cada vez más voluminoso prontuario de evidencia empírica -y científica en algunos casos-, sugiere que el consumo regular de videojuegos mejora la creatividad, la percepción, la coordinación motriz y aún más llamativamente, la capacidad de toma de decisiones.

¿POR QUÉ Y A QUÉ JUGAMOS?

El emérito profesor y filósofo Bernard Suits, acuñó una de las frases más apropiadas para describir un juego: “Jugar un juego es el intento voluntario de sobreponerse a obstáculos innecesarios”. Lo anterior implica de cierta manera que debe haber un impulso poderoso detrás del afán del hombre por perseguir el emprendimiento, desarrollo y desenlace de cualquier juego. Jane McGonnigal, visionaria futurista sobre los videojuegos y la gamificación, expone un concepto interesante sobre esta pregunta: “Comparados con la realidad, los juegos nos permiten someternos a situaciones que bajo un ambiente controlado, unas reglas válidas y aceptadas por todos los participantes, más una retroalimentación constante de los mismos, nos dan la oportunidad de alcanzar un aspecto de fundamental importancia para nuestra superación como seres sociales: objetivos perfectamente realizables y obtenibles”. Es el juego imitando la realidad, pero nunca suplantándola. Piense por un momento en la expresión “jugársela” y en las implicaciones que tiene en la vida real. Todos los juegos, sin excepción, le permiten “jugársela” infinidad de veces con la posibilidad de ajustar las decisiones, estrategias, tácticas y la cantidad de recursos que usted dispone, hasta finalmente obtener el objetivo deseado. Ese es el verdadero significado de “GAME OVER”. En una sola palabra: aprendizaje. Un aprendizaje susceptible de constante perfeccionamiento.

El aprendizaje que brindan los videojuegos se establece sobre este aspecto primordial del ser humano: somos seres intrínsecamente sociales. El aprendizaje solo tiene sentido, cuando resulta en beneficio de los demás y se aplica dentro del ecosistema o comunidad a la que se pertenece. Las reglas, la retroalimentación y la voluntad de alcanzar un objetivo en un juego, se construyen sobre la potencial utilidad que tiene el conocimiento obtenido. Destruyamos el mito del aislamiento que producen los videojuegos de una buena vez: Los jugadores de los juegos tipo World of Warcraft, Starcraft, Little Big Planet y en general, del género que se le ocurra, han producido una cantidad exorbitante de conocimiento (Wikis tan vastas como la propia Wikipedia). Palabras más, palabras menos: los videojuegos han puesto al alcance de cualquier persona una nueva manera de generar contenido. Un contenido disponible para todas las personas que deseen hacer parte de la comunidad y que busquen perfeccionar su dominio y destreza en X o Y juego. ¿Con qué fin? Con el fin de compartir la información que ayude a desarrollar jugadores en igualdad o similitud de condiciones que estimule la conformación de  ‘clanes’ o equipos altamente motivados que juntos salen a conquistar las tareas, desafíos y objetivos del mundo en línea. Suena paradójico pero, en los confines virtuales de un MMORPG (Massively multiplayer online role-playing game), hay mucho “trabajo” por hacer. Trabajo que generalmente, es mucho más eficaz y gratificante si se hace en equipo. El nuevo eslogan de Nintendo para su nueva consola Wii U, “Better, together” (Juntos, mejor), es una clara referencia a este elemento integrador que promueven los videojuegos. Wii U es la apuesta de Nintendo para integrar aún más el mundo de los gamers con el tema digital del momento: las dinámicas y contexto de las redes sociales y el gaming como actividad socializadora.

En la próxima entrada, vamos a compartir sobre otro aspecto interesante y esencial sobre el cual surten efecto los videojuegos: la corteza prefrontal del cerebro y sus implicaciones en el desarrollo de la competitividad de las personas. Y como no lo he repetido lo suficiente a lo largo de la entrada: ¡videojuegos, videojuegos, videojuegos!

Le voy a pedir un favor al lector que llegó hasta acá: tómese cinco segundos más y déjeme en la sección de comentarios un simple SI o NO a esta pregunta: ¿Le gustan los videojuegos? ¡Gracias por leer!

2 pensamientos en “Breve apología a los videojuegos

  1. Si … y que gran frase “el verdadero significado de “GAME OVER”. En una sola palabra: aprendizaje. Un aprendizaje susceptible de constante perfeccionamiento.”

Retroalimentación

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s